Cerrar

Como lograr que los adolescentes sean responsables de sus tratamientos:


Fomentar la responsabilidad e independencia en nuestros hijos

Muchas veces en la consulta platicamos con papás y mamás y nos cuentan como se les dificulta el manejo de los niños cuando entran en la adolescencia. También muchas veces nos damos cuenta que jóvenes y adolescentes desconocen totalmente como deben hacer su tratamiento y cuál es el tratamiento que están llevando.

Por ello vamos a comentar varios tips para fomentar la responsabilidad e independencia.

Para lograr que los adolescentes y jóvenes sean responsables de sus tratamientos iniciar el proceso de transición a una edad tan joven como sea posible. De hecho, la transición a la responsabilidad comienza cuando los niños tienen la edad suficiente para tirar la comida en la silla alta o periquera!

En primer lugar, vamos a discutir brevemente el concepto de «control». El control es una necesidad básica humana igual que la comida y el agua. Cuando los seres humanos sienten que no tienen ningún control, hacen cosas bastante locas para obtener el control, incluyendo cosas que pueden ser auto-destructivas. Y cuando los niños tienen necesidades médicas especiales, hay momentos en los que tienen poco o ningún control sobre sus cuerpos. Tantas cosas en su vida puede sentirse fuera de control! Y cuando se sienten fuera de control, pueden actuar, comportarse mal, y causar todo tipo de problemas. Por lo tanto, nosotros como padres debemos compartir el control tanto como sea posible con nuestros hijos.

La forma más sencilla de compartir el control es con opciones. En lugar de decirle a un niño qué hacer y cuándo hacerlo, utilice las opciones.

¿Qué pasa cuando le decimos a un niño: «¡Ven aquí y toma tu medicina!»? Lucha por el poder, discutiendo y quejándose, ¿verdad? En su lugar, trate de: «¿Te gustaría tomar las píldoras con zumo de manzana o jugo de uva?» O «¿Estás pensando hacer tu tratamiento antes o después de la práctica de fútbol?» Dar opciones tanto como sea posible en todos los ámbitos de la vida incluyendo alimentos, los deberes, tareas, y los requisitos médicos. Cuanto más control se comparte, menor será la probabilidad de entablar batallas de control.

Algunos de los momentos más importantes vienen cuando damos poder a los niños pidiéndoles que digan lo que piensan hacer al respecto de diversas situaciones, en lugar de decirles lo que tienen que hacer. El mensaje implícito que se le envía dice: «Tú eres inteligente. Puede encontrar la respuesta». Los niños que reciben este don tienen muchas más probabilidades de tener éxito en la escuela y en la vida.

¡Qué regalo les dan a los niños cuando les animamos a pensar en lugar de decirles qué hacer. Un niño al que se dirige la pregunta: «¿Estás seguro de que este es el lugar adecuado para ese comportamiento?» responderá mucho más pensativo que el niño que se le dice, «No hagas eso!» Uno de los métodos invita a pensar, y el otro invita a la resistencia y a luchar por el control. ¿Qué prefieres?

Algunas preguntas que puede hacer a su hijo con necesidades especiales de salud son los siguientes:



«¿Cuando estás planeando hacer tu terapia hoy ?»

«¿Qué quieres comer hoy para obtener la nutrición adecuada?»

«¿Qué piensas que sucedería a tu cuerpo si se te olvida tu medicación?»

«¿Cuál es la mejor opción para tu cuerpo?»


«¿Has pensado en qué pasaría si tu no escuchas al médico o no sigues sus indicaciones?»


Dar opciones, especialmente si usted está experimentando una lucha de poder con su hijo. Usted se sorprenderá de lo bien que funciona para reducir las luchas de poder y dar a sus hijos la oportunidad de llevar a cabo sus ideas.

Foster W. Cline, MD es un psiquiatra de niños y co-fundador de Amor y Lógica ®. Lisa C. Greene es una educadora de padres y madre de dos niños con fibrosis quística. Juntos han escrito el premiado libro «Crianza de niños con problemas de salud».

traducido de :

http://www.cysticfibrosis.com

Publicado Hace 10 años
Compartir
205

Relacionados

Importancia de los tratamientos

Quieres estar bien?No tener exacerbaciones o recaídasPoder jugar, correr, saltarIrte de vacaciones o viajarNo tener que usar antibióticos intravenososMantener tu función pulmonarCumplir

Hace 4 años
ver más