Cerrar

¿Para qué sirve la Espirometría en Fibrosis Quística?

Debido al compromiso respiratorio en la Fibrosis quística (F.Q.) el control regular y la valoración de la función pulmonar es necesario para la detección precoz de cualquier cambio.
Se deben efectuar entre 2 a 4 espirometrías al año en niños mayores de 6 años de edad, pueden efectuarse además pruebas adicionales por ej. Si se añaden medicamentos para ver la respuesta a los mismos, o si el paciente muestra aumento de los síntomas.

La prueba más útil es la espirometría con curva flujo volumen, la cual nos informa sobre la capacidad de las vías respiratorias y si hay o no obstrucción en las mismas. La Espirometría debe ser obtenida antes y después de broncodilatadores.
En este Test medimos la Capacidad Vital Forzada (CVF) , el Volumen Espiratorio Forzado en el 1º segundo y la relación entre estos dos anteriores cuyos valores normales expresados en porcentaje es más de 75-80 %.

En la FQ sobre todo nos interesa el VEF1, como por ej. Niños cuyo VEF1 es menor de 50% decimos que su enfermedad pulmonar es de moderada a severa y cuando el VEF1 cae por debajo de 30% hay que considerar la evaluación del paciente para trasplante pulmonar.

Durante el seguimiento si el paciente tiene incremento de los síntomas y se detecta en la espirometría una caída del 10 % o más en el VEF 1 ayuda al médico tratante para que junto con la evaluación clínica decida o no colocar tratamiento antibiótico.

Tomemos como ejemplo, para entender los números en la espirometría, la prueba de este paciente de nuestra clínica:
La primera espirometría muestra valores del VEF1 de 31 %( cifra circulada en rojo)

Se hablo con la familia la necesidad de hacer tratamiento intensivo con Antibióticos nebulizados, nebulizaciones, Pulmozyme y terapia respiratoria y los resultados pueden verse en la segunda espirometría con una mejoría en el VEF 1 de 50 % . El ver estos cambios, es una de las cosas más importantes para que las familias se sientan recompensadas tras haber hecho un Esfuerzo.

Por otro lado existen unos aparatos llamados Pico Flujo que permiten al paciente medir en su casa el flujo de aire, son útiles para medir obstrucción de la vía aérea pero no reemplazan a la espirometría.

Otra PRUEBA de función pulmonar es el análisis de los gases en sangre, que dan información sobre el nivel de Oxigeno y de Dióxido de Carbono en sangre.
En el consultorio se puede medir también la saturación de Oxigeno mediante el oximetro de pulso, sobre todo en el paciente con síntomas de exacerbación o con dificultad respiratoria.
La medición de la oximetría de pulso se debe hacer en cada visita al consultorio, para de esa forma conocer cuál es la oxigenación habitual del paciente y detectar rápidamente desmejoramientos del paciente, en muchas oportunidades es un signo que nos alerta de la necesidad de tratamientos antibióticos.

Aunque la realización de estas PRUEBAS puede insumir tiempo, le brindan al médico información muy importante sobre el estado de los pulmones, la necesidad de añadir tratamiento o la respuesta a los mismos.

Hablen con su doctor acerca de la espirometría y como están sus números, pregunten acerca de lo que pueden hacer para mejorarlos.
En nuestra clínica los niños comienzan a intentar sus primeras espirometrías a los cuatro años, algunos no logran hacerlas, otros solo hacen lo que llamamos capacidad vital lenta (que nos da una idea de cómo están) pero les sirve para practicar y para la próxima vez que lo intentan es probable que la puedan efectuar.
En la clínica se usa software con sistemas de estimulación como soplar velas de pasteles, reventar balones, que un pollito alcance la bandera etc.…. que ayudan a que niños pequeños hagan su mejor esfuerzo.

Publicado Hace 13 años
Compartir
26

Relacionados