Cerrar

El Ejercicio en Fibrosis quística

El ejercicio es beneficioso para todas las personas. Para los niños con FQ, el ejercicio también ayuda a sacar el moco y aumenta la fortaleza de los músculos respiratorios. El ejercicio además puede ayudar a mejorar la autoestima y a reducir las diferencias sociales entre ellos y los demás niños. Los niños con FQ pueden y deben incluirse en todos los juegos y actividades. De un día a otro, la FQ puede limitar cuánto pueden hacer o por cuánto tiempo pueden hacerlo.

Para los niños con FQ, el ejercicio:
• fortalece los músculos y los huesos;
• fortalece los pulmones;
• ayuda a limpiar el moco pulmonar y
• ayuda a reducir el estrés emocional.

Los adultos manejan el calor ambiental mejor que los niños. Los niños sudan
menos y producen más calor durante el ejercicio. Los líquidos son de suma importancia durante el ejercicio.
Tenga agua y bebidas deportivas a mano, y promueva los “recesos para tomar líquidos”.
Los niños con FQ pierden más sal cuando sudan, en comparación con los niños sin FQ. Ellos deben reemplazar la sal y los líquidos cuando hacen ejercicio.
La sal puede reemplazarse con alimentos con alto contenido de sal, como biscochos o papas fritas. Los niños con FQ deben tomar líquidos antes, durante y después de hacer ejercicio.
Se estima que los niños con FQ necesitan entre 6 y 12 onzas (175 – 350 ml) de líquido cada 20 a 30 minutos mientras hacen ejercicios aeróbicos.
Las bebidas deportivas que contienen carbohidratos y sal adicional, son muy recomendables para niños con FQ mientras juegan deportes. Los carbohidratos
dan energía a los músculos y mantienen un buen nivel de azúcar en la sangre. La sal quita la sed y previene la deshidratación.
Evite las bebidas con cafeína durante el ejercicio, ya que pueden aumentar la pérdida de líquidos.

Traducido de Cystic Fibrosis Foundation http://www.cff.org

Publicado Hace 13 años
Compartir
13

Relacionados